Pagina Abierta

Tontos o modernos

TONTOS O MODERNOSTONTOS O MODERNOS
Estoy de acuerdo cuando un partidario de la modernidad idiomática dice aquello de “Si fuese por los inmovilistas del lenguaje, seguiríamos hablando en latín”,

De acuerdo, aunque supongo que los chinos y gente de por allí hablarían en algo como el sinotibetano, y si seguimos estirando la cosa, tendríamos todos una protolengua de origen africano que vete a saber el tipo de gruñidos que articularía.No quisiera anclarme en el pasado ni pensar que los idiomas son inmutables, ajenos a mezclas e influencias. En absoluto. Los idiomas son asunto vivo y pimpante y eso está muy bien.

El otro día escuché la expresión “hay que pasar pantalla” de alguien que hace unos años hubiera dicho “pasar página” y me gustó; es un claro ejemplo de cambio de época, de evolución, sin necesidad de castigar a la lengua. Pero, mira tú por dónde, me ha dado hoy por pensar que algunas influencias empiezan a ser nocivas para nuestra hermosa lengua castellana, español si se quiere, que está últimamente llena de estupideces provocadas por la ignorancia, la pedantería y la afectación esnob — palabreja que aunque nos llegue a través del inglés, hay que recordar que es mucho más nuestra porque viene del latín: “sine nobilitate”, es decir “sin nobleza”—.Los guionistas de la película española “Acción mutante” hacen decir a uno de sus personajes: “Todo el mundo es tonto o moderno”. No llegaría yo a tanto, pero tontos y modernos, en definitiva esnobs, abundan como la mala hierba.He paseado un poco por ahí y casi me da un tabardillo con lo que he leído. Veréis:Afterbrunch, cake shop, dumping, take away, chequear, face to face, business, fun and food, music store, cool, car wash, jam session, elicitar, gym, cheese cake, break, crowdfunding, poetry slam, supermarket, dry cleaner’s, newsletter, post, ice-cream, target, fanpage, detailcar performance, travel agency, hot dog, jogging, bistro, week-end lifting, training, shop on line, party, personal branding, movistar, ligth, pub-bar, ideal gayles, mini-market, octics, love coaching, park, tecnyshop, nonsense-speech, fun ride, reset, spyder rent, delic experience, coach, pâtisserie, know-how, consulting, fresh urban, hogarsystem, dental company, community manager, trending topic...wifi

Y juro que no quisiera poner puertas al campo, ni defender el provincialismo retrógrado, ni decir que mi idioma es el mejor —aún no soy tan cretino—, pero la pereza mental que esgrimimos me parece penosa, sobre todo porque este país anda fatal en eso de los idiomas, el inglés incluido y la gran mayoría, yo el primero, seríamos incapaces de mantener una conversación en inglés o francés aunque fuese “macarrónico”. Sin ir más lejos, desde que me he enterado de que tengo “look” es que no duermo. Al principio entendí “hook”, cambiando la l por la h, y me asusté. —¡Joder, un garfio, ya me han identificado como el pirata que soy!— Alguien, un listo moderno, se empeñó en explicarme que “look” es aspecto, mirada, en fin, lo que muestras a los demás (dicho sea en el mejor de los sentidos, supongo) y ya me tranquilicé un poco, aunque siguió rechinándome el anglicismo de las narices.Y el otro día que alguien dijo que si yo era un “coach”, casi me descuajeringo, pero no tengan miedo (“no fear”, dirán los listos), es porque sigo siendo un anticuado profesor, entrenador, guía, consejero, mentor, preceptor y no soy nada “cool” ni he “customizado” mi lenguaje a la actualidad. Sigo prefiriendo tener un aspecto o hasta una imagen, sea la que sea, a tener un look que encima se pronuncia, como es sabido, con u, extremo que ya me descoloca las neuronas del todo.Como prefiero tener un patrocinador en vez de un “sponsor”, otra “inglesada” calcada del latín (mucho más nuestro que anglosajón), con la que los puñeteros modernos sólo cambian una palabra propia por otra inglesa que significa exactamente lo mismo.Igual que me gusta más llevarme un recuerdo que un “souvenir”, sobre todo si en vez de en París estoy en Albacete; o comprar comida para llevar en vez de practicar el “take away” por mucho que se empeñen los “snack bar” y hasta más de un restaurante, casa de comidas, cafetería o tasca.

No hay solución. La pléyade de baja estofa que son esos “tontos o modernos” se llenan la boca y atiborran la cartelería de expresiones que ni siquiera comprenden del todo y andan cortitos en su propia lengua aunque presuman de estar puestos al día (no sé muy bien a qué día se refieren).Mira tú por dónde, el que es un genio es el que puso a su inmunda tasca, en un barrio de la periferia madrileña, “Manolo’s Pub” y se quedó tan fresco.
Tal vez ahora, estamos más curados de espanto, pero no deja de ser preocupante y hasta risible la tontería pedante con la que muchos sujetos se empeñan en parecer más modernos utilizando términos ajenos y arrinconando los propios. Evolución del idioma, si; pero gilipolleces, las justas.

© 2019 Encomienda Mayor de Castilla. Todos los derechos reservados.Diseño y Desarrollo por José Julián

Search